En el equinoccio de primavera encendemos un fuego muy especial.

Celebramos 12 años de Temazcales en El Emilio.

El Temazcal o Casa de Sudor, es un ritual de intención, de encuentro, de entrega y oración.
Es una práctica personal y grupal, la experiencia individual se funde en el “cuerpo” del Temazcal conformado por los participantes.

Los abuelos guardaron y protegieron esta medicina para que hoy podamos compartirla, recordarla y recordarnos.
Este útero calentito nos propone una vivencia poderosa; respirando siempre el momento presente. Siendo tierra, agua, aire y fuego. Este ritual es , tal vez, el de mayor y más clara conexión con los elementos. En ese universo podemos dejar un poco la mente y conectar con las emociones, tendiendo un puente entre los pensamientos y el corazón.

La ceremonia recorre nuestro cuerpo con los elementos. Somos tierra y nos lo recuerda. Nos sostiene, se lleva nuestro sudor que representa lo que ya no queremos en éste momento, sin condiciones, con una enorme convicción y compasión. Somos agua, dentro y fuera está fluyendo, nos muestra la capacidad de la transformación. Vapor, líquido y sólido. El aprendizaje es saber que hacer en cada circunstancia. Somos aire y en cada respiración,una nueva oportunidad. Debemos administrar nuestro aire, cuidarlo, y respirar concientes, renunciando a lo que nos lo quite. Somos fuego, ese que transmuta y purifica, también el que destruye y arrasa, aprendemos del abuelo fuego.

Esta vivencia nos permite integrar lo corporal y lo espiritual.
Compartimos esta celebración con una ceremonia de Tabaco preparándonos para el Temazcal.

Sean Bienvenidos!!!