Desde el inicio de la Contención Plena en Mayo de 2010 veíamos como muchas personas comprometidas con el tratamiento a los pocos días de ingresar abandonaban.

En nuestra tarea es importante conformar un grupo estable que pueda contener a los nuevos ingresos pudiendo discernir entre quienes están comprometidos y quienes pueden boicotearse afectando la dinámica grupal.

La instancia de VD es una herramienta que permite evaluar el contexto del consultante y su compromiso con el proceso terapéutico.

Aparece en 2014  la idea de un dispositivo que pueda ser útil para contener esa posible situación. Con dos conceptos fundamentales.

  • No ingresar abandonaban.ataametidas con el trataamientointervenir como un servicio de emergencia.
  • La prevalencia de la vivencia sobre las pretensiones del paciente.

Los principales aspectos a evaluar durante los dispositivos son:

  • Historia Vital. Familiar. De Consumo. Antecedentes.
  • Motivación personal.
  • Situación Clínica.
  • Toma de plantas.
  • Trabajo Corporal. Meditación y Yoga.
  • Relación con las normas y pautas.
  • Disposición a las tareas.

Cumpliendo estos objetivos podemos garantizar la transmisión del sentido de la vivencia construyendo un dique, un filtro, frente a las creencias, expectativas y manipulaciones de los postulantes, logrando fortalecer la decisión ya sea de ingreso y adherencia, o de buscar otras opciones.

Durante el proceso terapéutico se debe recordar constantemente el trabajo de la Valoración Diagnóstica en cuanto a compromiso, decisión y elección; para luego avanzar por los ejes de la historia personal hacia los objetivos propuestos.

Para ello será fundamental que durante los 4 días de trabajo se realicen intervenciones que apunten a un criterio de realidad posible en la dinámica de Contención Plena.

El postulante deberá participar de  las actividades cotidianas y tener pleno conocimiento de las normas de convivencia, filosofía y funcionamiento del lugar.

Los tres aspectos principales de nuestra tarea, el  cuidado del cuerpo, la toma de plantas y el abordaje psicoterapéutico, se evaluaran durante la vivencia inicial.

Se realizará una entrevista para informar sobre el aspecto clínico, la  seriada de análisis inicial, su importancia y  la supervisión  de nuestro Director Médico, además del trabajo individual mensual con intervenciones de Terapia Neural.

En caso de que la persona llegue medicada por indicación o por elección, se realizará una interconsulta con el psiquiatra.

Se informará sobre las principales características sobre la alimentación, utilización de productos orgánicos, características biodinámicas de nuestro terreno, beneficios de esta alimentación en el proceso, avena, granola, garbanzos, verduras, kéfir, cloruro de magnesio.

En otra entrevista se trabajará sobre la meditación y el yoga, eje de trabajo terapéutico, la respiración como herramienta para traernos al presente y detener el exceso de actividad mental (pensamientos recurrentes), aspecto muy común en usuarios de cocaína. La no utilización de psicofármacos es una de las características principales por la que nos eligen, aunque luego conlleva una gran responsabilidad para sostener en el cotidiano, por lo que nuestras herramientas deben ser enseñadas con todos sus detalles.

Temazcales, tabaco y estados modificados de consciencia. Al ser este el aspecto predominante de nuestro centro, el trabajo con plantas deberá recibir un especial acento informando de manera detallada el uso del tabaco, del temazcal y la descripción sobre la rueda de serranas (secuencia) a realizar durante la estadía en contención plena, los principales efectos y el trabajo sobre los órganos a depurar y su relación con los otros ejes; trabajo corporal, yoga, meditación y el proceso psicoterapéutico.

También se trabajará el compromiso de tomar las plantas serranas a diario como eje  del proceso terapéutico. Esto será monitoreado mensualmente por un profesional especializado en medicina china y plantas de la serranía.

Construcción del convenio terapéutico, detalle de cada punto, en cuanto a objetivos y actividades, también informar de manera precisa  sobre los fines de semana y  la evolución individual.

Sobre este punto es importante saber que no es un derecho establecido, sino una oportunidad terapéutica, el paciente durante el fin de semana de salida, continúa en tratamiento y deberá desplegar sus conocimientos para interactuar en el afuera sin la Contención profesional.

También se aclarará el trabajo psicoterapéutico  en el ámbito grupal, individual y familiar, así como los trabajos mensuales de tabaco, temazcal y otras medicinas.

En este aspecto nuestra filosofía no considera que las drogas sean el problema, por lo tanto dejar de drogarse no será la solución; si el paso primordial y necesario para comenzar a revisar la historia personal y responsabilizarse de la construcción de sus vínculos.

La vivencia se cierra con una entrevista con el postulante y su familia o referente para evaluar el proceso y ofrecerles una propuesta terapéutica personalizada adecuada a su realidad. Luego la familia y el postulante se retiran regresando el lunes siguiente para comenzar su tratamiento. El hecho de sostener la decisión durante el fin de semana es una invitación a calmar ansiedades familiares, tomando consciencia de que hay un largo camino por recorrer, fortalece el proceso y establece un encuadre preciso.

Implementar esta herramienta nos permitió en los primeros 5 años, bajar las deserciones en tratamientos a menos de la mitad.