A veces parece que se olvida, pero desde agosto de 1994, hace ya 25 años, los Pueblos Indígenas ingresaron a la letra de la Constitución argentina como sujetos colectivos de derechos. La Reforma Constitucional de 1994 representó un paso fundamental en relación a los derechos Indígenas.

Con la incorporación del Inciso 17 al Artículo 75 se garantizan, desde ese momento, todos los aspectos que posibilitan el desarrollo de los Pueblos Originarios.
La reforma constitucional de 1994, eliminó al vetusto artículo 67, inc.15 de la Constitución de 1853 que establecía que le correspondía al Congreso: “proveer a la seguridad de las fronteras; conservar el trato pacífico con los indios y promover la conversión de ellos al catolicismo” y lo reemplazó por el artículo 75 inc. 17, que reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos.

Ángel Ramos vive en la Comunidad Ñamandu, pertenece al Pueblo Mbya Guaraní y viajó desde la provincia de Misiones junto a otros compañeros, para participar de la Reforma Constitucional que introdujo, mediante el Inciso 17 del Artículo 75, los Derechos Indígenas en la Carta Magna.

Aquí relata su vivencia de este hecho tan trascendental como así también su visión con respecto a los Derechos de los Pueblos Originarios.

¿Cómo se originó el proceso de ser parte de la reforma de la Constitución Nacional y de qué manera lo impactó?
En el año 1994 me encontraba en la Comunidad Pozo Azul y era representante de la Comunidad; a través de ENDEPA me invitaron para viajar a Santa Fe para la Reforma, donde cada Pueblo Originario del país participaría para reclamar los Derechos Indígenas y que se plasmen en la reforma.

Al momento de viajar, nos orientábamos en relación a establecer los porqués de nuestros reclamos. Fue muy emocionante para mí estar allá y apoyar a mi gente mediante la lucha entre todas las Comunidades para reclamar los derechos que nos correspondían.

¿Qué actividades realizaban una vez que llegaron a Santa Fe?
Nos reuníamos en Sauce Viejo, donde desarrollábamos distintas acciones durante todos los días que permanecimos. Además confeccionábamos notas exponiendo todos los puntos que considerábamos importantes; donde fundamentalmente solicitábamos que se reconozca la preexistencia de los Pueblos Originarios. Esa era nuestra meta inicial, lo teníamos muy claro.

Lo que más me emociona es que viajé a Santa Fe en nombre de los Pueblos Originarios para acompañar a mis Comunidades y reclamar por nuestros derechos, por nuestros territorios… Fue un gran compromiso. Quiero seguir aportando y luchando.

Desde 1994 a esta parte, ¿mejoró la situación de los Pueblos en relación a la aplicación genuina de derechos?

Estamos viendo que en la Constitución Nacional se logró incorporar los Derechos de los Pueblos Indígenas, pero faltaría que algunas provincias, Misiones por ejemplo, los reconozcan en sus Constituciones Provinciales. Vemos que muchos de nuestros reclamos no son escuchados en la actualidad. Ahora falta la garantía de que se cumplan nuestros Derechos, es lo que hace falta.

Fuente y nota completa: El Reconocimiento como Pueblos Preexistentes