El 21 de Marzo recibimos el otoño celebrando el Equinoccio con Temazcal.
Luego quedamos en cuarentena con 3 guerreros, 2 varones y una mujer, desde alli nos llegan
noticias cambiantes de medidas, restricciones, permisos, de conteo al instante de muertos y
lluvia de recetas para manejar las emociones on line.

Coincido en que quedarse en casa no es para todos, las trincheras tampoco.

Es hermoso ver la solidaridad on Line, evidencia que alguna fichita nos ha caído. Ahora cuando
hay hemorragias en la trinchera hay que estar ahí, cuando hay fracturas tal vez haya que
cargar al hombro a otro.

Sabemos que la adicción es un encierro, un aislamiento, un no poder decir. Bien, ahora es eso
mismo por 2!!!

Estas personas decidieron meterse en la herida y sea por el motivo que sea , hoy tenemos que
estar con ellos.

Trabajando a puertas cerradas, con toda la implicancia de la situación que nos atraviesa a
todos, equipo, colaboradores, familiares y proveedores.

Nos acercamos a los 10 años de Contención Plena, 10 años sosteniendo la llama del
alojamiento para usuarios de drogas. Vinieron policías, nos allanaron por usar plantas, nos
difamaron por ignorancia, o intencionalmente, ya no importa, defendimos nuestra
metodología por años sin apoyo, esta es otra prueba de las que valen la pena.

El fuego de los Temazcales, el sabor del tabaco, las plantas y sus enseñanzas nos acompañan
en este bonus track de la cuarentena. Esta que nos mete más adentro, a mirar la herida, olerla,
tocarla y hasta sentir su sabor.

Esta que nos está desnudando miserias, poniendo en evidencia nuestros verdaderos intereses.
No sabemos cómo sigue la cosa, las redes sociales nos dan estadísticas y recetas actualizadas,
en las trincheras hay guerreros en carne viva, con sus emociones al palo y en plena cirugía de
corazón.

Y en pleno fulgor de la batalla nos llega una noticia, vía web claro, nuevamente reconocidos
como Prestadores de la Superintendencia de Salud de la República Argentina.

El momento más oportuno para la ayuda, el sostén, el refuerzo. Quedamos aguardando que
más allá de la web los Sistemas de Salud y todos los que se animen, puedan venir a conocer la
trinchera, allí dónde el momento presente realmente es eterno y donde la presencia, el
mirarse a los ojos, el quedarse en silencio, abrazarse y compartir, son condición necesaria.

Salud!